viernes, 10 de junio de 2011

Vistas desde mi trabajo

Más allá de las cabezas
de una recepción desconocida
nace un mar, tras los cristales,
de acantilados descubiertos,
donde un edificio 
                                                            se cuelga
por no caer desesperado
sobre la gente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario