jueves, 11 de octubre de 2012

Una tradición muy andaluza: el agareo



En Andalucía, por lo menos en la zona de Granada costa y Almería, todo niño pequeño sabe que puede llegar algún familiar o adulto que al grito de un "El agareo" se te lance y con otros niños, los primos o amigos, te agarren el cuerpo, te bajen el pantalón y, tras muchos forcejeos e intentos de no dejar tus partes pudendas al descubierto, acaba quedando semidesnudo de cadera para abajo y recibir un escupitajo en el susodicho pene. 

Yo he sufrido muchas veces el agareo por parte de mi tía la más joven, aunque nunca me escupía. A simple vista puede parecer un horror, pero en el fondo todos se ríen muchísimo. Yo con el forcejeo me lo pasaba de escándalo, envuelto en risas. 

Castillo de Salobreña y cruz cristiana a sus pies.
Hace unos años descubrí por casualidad el origen de esta tradición andaluza. Se trata de un juego nacido en tiempos de la conversión de los moriscos. No creo que sea necesario situar los hechos, porque todos sabemos lo que ocurrió tras la caída de Granada y la expulsión de los andalusíes que no aceptaron una conversión al cristianismo. Los que sí se convirtieron a la ideología eclesiástica católica, tenían el privilegio de permanecer en su tierra. (No olvidemos que Al-Andalus era SU hogar, su tierra y que fueron víctimas de unos conquistadores    déspota dirigidos por Isabelita.) 

¿Cómo podían asegurarse los cristianos de que los convertidos no seguían la fe de Mahoma en secreto? Simplemente comprobando que no estaban circuncidados. Qué mejor modo de hacerlo que con un juego. Los niños juegan, gritan al agareo, le bajan el pantalón y ven si hay circuncisión practicada o no. Según tengo entendido, si había circuncisión escupían y si no hacían el amago y solo escupían aire.

Desde entonces hasta nuestros días se conserva la tradición, aunque ya nadie o casi nadie sepa de dónde viene. Y visto lo visto acabará desapareciendo porque en muchos sitios donde se hacía ya ha quedado en desuso. 

En cuanto a la etimología de la palabra no tengo la menor idea. Sé que se asemeja mucho a la palabra "agareno", que es sinónimo de mahometano. Puede que tenga algo que ver.

1 comentario:

  1. Francamente interesante y un poco de miedo de como algo cruento puede convertirse en un juego sin malicia o viceversa.

    ResponderEliminar