lunes, 15 de agosto de 2016

Solo censuro la censura

Censurar es lo único que censuro. 

Hace un par de semanas apareció de repente en la red un movimiento en contra de la autora juvenil, María Frisa, debido a uno de sus libros, 75 consejos para sobrevivir en el colegio. Como odio todo tipo de censura, después de leer los diferentes argumentos de los que la criticaban y la defendían, decidí leer el tan famoso libro a estas alturas. ¡Qué sorpresa la mía! El libro no es más que un libro juvenil muy al estilo de Manolito Gafotas, con un humor parecido, lo único que desde un personaje femenino, Sara, una chica de 12 años que está a punto de terminar el colegio y que narra lo que le va sucediendo a lo largo de ese curso a través de 75 consejos, una excusa para contar la historia. Hay consejos brutos y consejos geniales. Son simples títulos que ponen sobre papel pensamientos de la edad, que un adulto corre para censurarlos, prohibirlos, eliminarlos, olvidarlos lo más rápido posible. Un adulto tiene siempre terror a que el niño se sobreponga al adulto. No me ha sorprendido absolutamente nada. Mientras lo leía trataba de ponerme en la mente de un niño de esa edad, de mí mismo con esa edad. Un niño con esa edad quiere sentirse integrado, siempre tiene algún enemigo en el colegio, es rebelde por naturaleza, coge cosas de sus padres, odia el colegio y a los adultos en general, quiere sentirse guapo y dice groserías para sentirse mayor. Un chico de su edad quiere conocer el amor, valora la amistad. No me sorprende nada lo que dice Sara. Y, al igual que a mí no me sorprende, un niño o una niña de su edad lo ve como lo normal, se siente identificado y sabe perfectamente que es un libro, ficción, a pesar de que todo lo que lee en ese libro es muy cercano a lo que piensa y muchas veces a lo que él mismo hace día a día. 



Por esto me parece una aberración que hayan querido que se saque del mercado el libro. Yo me crié leyendo y viendo de todo y quien me conoce sabe que soy más pacifista que otra cosa. Si tanto se preocupan esos padres por lo que leen sus hijos que antes miren lo que ven en la televisión, que prohiban ver el telediario en sus casas, que les quiten todo tipo de tecnología (esas máquinas que tan bien les vienen cuando están hartos de escuchar a sus hijos). Las dobles morales no valen en esto. La censura es un delito moral. Atonta a las personas, les impiden desarrollarse. Se les prohibe la creación de una propia opinión, de una personalidad fuerte, ajena a los rebaños. Los niños están cansados del estulto trato que reciben. 

Estoy cansado de las tonterías. Los silogismos no son siempre certeros y lógicos. Si un niño juega al Counterstrike no tiene por qué ser agresivo y violento. Cuando un niño lee cómics no cree en ningún momento que superman existe y que él podría volar si quisiera. En definitiva solo quiere expresar que dejemos que nuestros hijos y nuestras hijas se desarrollen en el mundo real. Deseo mostrar mi apoyo a la autora del libro y mi felicitación por un libro que me ha recordado mis años leyendo Manolito Gafotas. El libro no es más que un reflejo de la mente de una niña de 12 años. Tendríamos que cambiar la sociedad para que cambiarán esas mentalidades. 

Viva el libre pensamiento.

miércoles, 3 de agosto de 2016

Una interpretación escalofriante

Las imágenes siempre valen más que las palabras, porque estas no todos las entienden; en cambio las imágenes son la mayoría de las veces entendidas por todos o al menos parecen ser comprendidas por todos; luego nos damos cuenta de que la realidad es bien distinta y que la comprensión rara vez es tal cual. 

             Podemos leer todas las salvajadas que sacuden el planeta a diario. Podemos escribirlas. Podemos desear que terminen o incluso querer buscar explicaciones. Podemos es una palabra que nos incluye a todos pero que no parece atañernos, porque del "podemos" nunca o casi nunca se pasa al "lo hacemos". Así funcionamos. Nos irritamos, maldecimos, nos sentimos mal porque parece que no podemos hacer nada y ahí nos quedamos.  

                Quietos, parados, inmovilizados por la falta de inercia. Casi muertos.

                 Estoy yo quejándome del calor que hace, aunque hoy parece que hace menos que la semana pasada, y entretanto visito facebook, leo artículos, veo vídeos y ¡zas! de repente veo un vídeo que me ha puesto la piel de gallina. Un ejemplo de lo que es pasar de "podemos" a "hacemos". Un programa de los que llamamos "basura" utilizado para transmitir un mensaje. 

                    Aparece un egipcio y comienza a representar un papel que ni los mejores actores podrían interpretar. El joven se presenta y a cámara lenta muestra la realidad de muchos árabes y termina lanzando un mensaje. Para cuando ha finalizado uno ya no es el mismo, pues el tsunamí ya ha traspasado toda la epidermis y de nuevo te sientes mal porque tu "podemos" sigue sin ser tu "hacemos" y porque sabes que el mundo va mal. Te quejas del calor o de que has engordado estos últimos meses, porque "pobrecito" (nótese la ironía) tenías que estar estudiando tus oposiciones y no te has movido de la silla en meses, con los ojos pegados a los apuntes, a las fotocopias y los dedos encolados al teclado del ordenador. Te quejas porque la vida no te va como te gustaría. La cuestión es quejarte y olvidarte de que todo eso es accesorio, pero de repente recuerdas, aunque solo sea a ratos, que en estos momentos alguien está sufriendo, alguien está huyendo de sus hogares escapando de la mano asesina, de la bomba, del fanático, del loco que pierde la vida sin haberla valorado; te recuerdas que ahora mismo hay familias encerradas en campos de refugiados, sin esperanza, como rebaños de corderos que esperan el matadero (como metáfora),  personas que mueren en atentados, víctimas y más víctimas. 

                   Mientras escribo esto trato de martirizarme mentalmente para que no se me olvide que soy un privilegiado, porque puede seguir caminando por la calle con cierta tranquilidad, durmiendo en mi casa, disfrutando de mi familia, de mis amigos, de mis cercanos, gozando del placer de la libertad, de sentirme resguardado, cómodo en el mundo. Me lo tengo que recordar para no olvidar nunca. Tenemos que recordar todos que el mundo que conocemos hay que defenderlo, hay que valorarlo, hay que cuidarlo. 

              "Podemos" debe ser "hacemos". 

             Soy un afortunado. Somos afortunados. Ojalá que todo ser vivo fuera afortunado de vivir. Entretanto os invito a ver este vídeo y a sentir la tristeza de una tragedia colectiva.