jueves, 17 de enero de 2013

Tríptico del tiempo

El tiempo no siempre huye,
a veces se alarga con lentitud,
a veces se paraliza por completo.

Cuando escapa de mis dedos
tus brazos están a mi alcance
y tus manos y tu cuerpo.

Cuando se vuelve bala de fusilamiento
es lento, lento y doloroso
a la espera de tu encuentro.

Cuando se detiene no hay nada
más que mirar, un espejismo
que muere de sed en el desierto.

Porque tiempo no es tiempo,
es el reloj que mueven los pensamientos.

2 comentarios:

  1. Qué guay lillo, redondita, redondita como una pequeña joya, echa con la minuciosidad de un orfebre antiguo. Me encanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la idea que siempre he tenido del tiempo, el psicológico. Y de repente me ha venido la primera frase y el resto. Gracias.

      Eliminar