viernes, 25 de enero de 2013

Incomprensiones de este país 1: desahucios.

No hay día que no nos encontremos con noticias relacionadas con los desahucios: que cada día hay no sé cuántos desahucios en nuestro país, que si se ha suicidado alguien porque le desahuciaban, que si personas desahuciadas están ocupando viviendas vacías, etc. Es incontable lo absolutamente catastrófico de la situación. Es lógico que si tienes hipoteca y no la pagas (porque no trabajas y no ganas dinero para pagarla, como está siendo el caso) el banco, llegado un extremo, solicite la vivienda como pago de la deuda. Hasta ahí creo que todos estamos de acuerdo. Ahora bien, lo que se sale de toda lógica es el hecho de que al perder la vivienda tengas que seguir pagando la hipoteca. 

¡Rayos y centellas! Eso echaba yo por la boca ahora mismo si no me contuviera, porque me parece de un absurdo impresentable. A quién le va a entrar en la cabeza que después de perder tu vivienda tengas que seguir pagando por ella. No tiene lógica. ¿Acaso se trata de un pacto de eterna juventud o inmortalidad con el diablo por el que pagas con tu alma? Visto lo visto no sé lo que sería peor. En nuestro caso (y siendo el único posible, ya que de la existencia del diablo no tenemos noticia) la situación es sinónima de hundir más al que se ahoga, apretar la soga del que cuelga del árbol o plantar sobre el que se ha tropezado un rascacielos. 

¡Para llorar y enfadarse hasta límites insospechados! 

Pero esto no queda ahí. Para colmo, los sucios bancos han sido rescatados y somos todos los que pagamos sus deudas. ¿Quién nos ha preguntado si queremos asumir sus números rojos? Nadie ¿Quién nos ha contado las consecuencias del rescate? Nadie ¿Qué beneficios sacamos del mismo?¿Más desahucios?¿Más gente en la calle?¿Más pobreza para la sociedad? Estoy cansado, como la inmensa mayoría, de esos banqueros y políticos que tratan de burlarse de nosotros, que se lucran con el mal común, que están corrompidos. Estoy hasta las narices de ellos. ¿Qué esperanza nos queda en este país? Si ni la lógica impera... 

¿Sabéis lo que contrataba yo para ellos en lugar de consejeros? Una persona que estuviera pegada a ellos y les susurrara al oído el nombre de todos los que están padeciendo la crisis, de todos los que sufren los desahucios y las injusticias. Recuerdo haber leído una vez que en la antigua Roma, cuando un emperador regresaba de una victoria llevaba a su lado un hombre que le iba recordando que algún día moriría (no sé si es certera la información, porque no la he podido contrastar). Exactamente es eso lo que les hace falta a nuestros "emperadores" de traje y corbata, de sobres con dinero negro, de firmas surrealistas y privilegios (en un país donde comer un mendrugo de pan comienza a ser un privilegio para la sociedad).

Si te quitan la casa, que finalice la hipoteca; eso debería ser lo que ocurriera. Si hay miles de viviendas vacías, que se permita que las habiten familias que viven en la calle y se busquen soluciones. Más aún si esas viviendas pertenecen a bancos que hayan sido rescatados, porque somos todos los que estamos pagando las consecuencias. La crisis se la debemos a ellos. O eso dicen.

2 comentarios:

  1. No puedo estar más de acuerdo contigo. Tu indignación es la de muchos ciudadanos de bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que estamos ya casi todos hasta las narices de estos sinvergüenzas y del sistema democrático nefasto que tenemos. La mecha está encendida y me parece que pronto llegará la llama a la bomba...

      Eliminar