viernes, 6 de mayo de 2011

Juntamos el dinero,
para cruzar las aguas,
ocultos bajo la noche,
desde cuevas escondidas.

Juntamos el dinero,
para traspasar fronteras
de papeles, de números,
donde la vida fuera mejor.

Juntamos el dinero,
para saltarnos las leyes,
para ser inmigrantes
sin barro en las pestañas.

Juntamos el dinero,
para pasar sin saberlo
a un mundo distinto
a un infierno de miradas.

La tempestad despertó
el marino manto,
el cayuco volcó
y nos mató.

No hay comentarios:

Publicar un comentario