viernes, 27 de mayo de 2011

De ni-ni a indignados

Indignado me he quedado
con los golpes indiscriminados
de una banda de psicópatas
que gobierna el estrado
de unas calles de acampados,
luchadores desarmados,
para poner fin a las ratas
del país ya infectado.

En un país desalentado,
vivían los jóvenes ni-ni,
sin trabajo ni futuro,
relegados al olvido.
Los llamaron los perdidos
de no se sabe bien qué causa
y ahora que alzan la voz
los echan a patadas.

¡Qué vergüenza de fuerzas
de un estado ya podrido!

¡Qué valientes estos jóvenes
que resisten enraizados
a su lucha desde el suelo!

Ojalá el altavoz ya activado
solo sea silenciado
por los retos alcanzados
y que de ni-ni pasemos
a los pacíficos revolucionados
que consiguieron con palabras
lo que antes nadie hubo atrapado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario