domingo, 22 de abril de 2012

Incomprensible

Pienso en el pasado,
en el preciso instante
en que hace un año
mi vida vistió la ropa de otra función.
Y ahora un espejismo
que se rompió de repente,
cayó la piedra de la nada,
golpeó el cristal de la ilusión.
El corazón tornó fuego,
la familia de paraíso a infierno
y sucedió el desconsuelo.
Leyó un mensaje incomprensible,
resbaló el pie en un charco inesperado,
el telón se quemó, la farsa ardió.

El público ya no aplaude
solo dispara podredumbre.

Los focos ya no brillan
alguien los ha quebrado.

El diálogo escrito en un papel
no es tinta, solo una mancha negra.

El escenario se desploma
sin la solidez de antaño.

Pienso en el pasado,
en apenas hace un año,
y descubro que en la vida
todo, todo, es cambio.

2 comentarios:

  1. Y que los cambios sean para bien. ¡Mucha suerte en tu nuevo destino!

    ResponderEliminar
  2. Un día atormentado también es un día, la zozobra no necesariamente es mala, a menudo tras la tormenta el mar deja el mensaje de un náufrago en la playa que requiere nuestro auxilio y que es nuestra salvación a la vez.

    ResponderEliminar