viernes, 23 de diciembre de 2011

Maupassant, un Bel-Ami

Ahora que he conseguido sobrepasar la barrera que separa una obra clásica del disfrute, estoy gozando con la novela "Bel-Ami" de Maupassant. Soy Duroy, el protagonista, sin llegar a identificarme completamente con él, y descubro reflexiones excelentes, como ese tramo de cuatro o cinco páginas en que Maupassant habla sobre el amor, la gloria, la vida y la muerte de un modo tan magistral, una larga reflexión que no puedo copiar aquí, pero que merece la pena leer. La realiza a través de la voz de Norbert de Varenne, poeta del periódico donde Duroy trabaja. 

 "La muerte ha llevado a cabo dulce y lentamente la larga destrucción de mi ser, segundo a segundo. Y ahora me siento morir en todo lo que hago" (lo acabo de traducir).

Ya enfrascado en ese París de la novela, quiero saber qué ocurre con los personajes realistas, cómo se desenvuelven en cada situación, ante los obstáculos que van surgiendo o ante esos cambios de humor tan propios del ser humano y tan bien demostrados en la pluma de Maupassant. 

Y hablando de plumas, me pregunto por qué el nombre de Bel-Ami ha sido tomado por el mundo gay. Puedo ver alguna razón pero no alcanzo a componer un razón completa. Cuando termine de leer esta obra maestra daré mis razones y opiniones. 

Veremos qué me depara esta lectura.

2 comentarios:

  1. Te deseo lo mejor para este nuevo año, porque te lo mereces y porque sé que vas a mirar a la vida con optimismo.

    Un abrazo de tu desconocida.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, maría! Te deseo también todo lo mejor para este año. Te mando un beso.

    ResponderEliminar