domingo, 30 de octubre de 2011

Esperanza, vete a tu puta casa

Esperanza, vete a tu puta casa,
de donde no debieras salir.
Respira las lágrimas que cada
noche me nacen aquí.

Esperanza, bruja bastarda,
anoche te escribí,
y en mis poemas te cansa
ver que no termino de sufrir.

Naciste de una garganta
de barro o no llegaste
a salir.

Dijeron que eras un mal,
que del fondo nadie
te vio partir.

Pero a mí ya no me engañas,
te siento demasiado feliz,
donde nace la vida y el latir.

Y si no te quieres marchar,
pronto llamo a la grúa del tiempo,
que sabe de mi malestar
y de mi descontento.

Regresa por el camino
marino y a tu tierra acude,
¿Acaso no escuchas los gritos de tus hijos?

Puerca, traidora, Esperanza,
la cruel y despiada,
juegas con todos y olvidas,
que el día que bajes la cabeza
allí morirás bajo el martillo,
                                        en mi venganza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario