miércoles, 13 de abril de 2016

Reflexiones absurdas: Árboles que son brazos

Muchas veces cuando paseo a mi perrita, Xena, veo los árboles del paseo sobre mi cabeza e imagino historias o cosas que parecen. 

El otro día, parecían sus ramas dedos alargados y retorcidos que luchaban por agarrarse a las estrellas o al cielo nocturno para sacar todo el cuerpo que yace bajo la tierra, porque sus troncos eran para mí gruesos y fuertes brazos de madera. ¿Acaso sabe alguien si no fueron antes brazos de gigantes con síndrome de Pinocho?

No hay comentarios:

Publicar un comentario