jueves, 20 de enero de 2011

Operación

Operar es obrar. 

Por consiguiente, acometer una buena operación conlleva ser un buen obrador, un artista. 

Un cirujano que tiene y cuida sus delicadas y precisas manos es un profesional consciente de que su trabajo se diferencia de la labor del artista en la materia que deberá laborar. A saber, un artista tradicional sorprende por la capacidad de crear e insuflar vida propia a un objeto que, inerte, adquiere una energía y originalidad exclusivas e inigualables. Ahora bien, un cirujano es un artista que modifica un órgano para insuflarle una energía nueva, una vida nueva, que por desgaste u otras causas se ha ido deteriorando y liberando, perdiendo, la que antes poseía.
Cirujano, luego artista.

Hoy la rodilla de mi abuelo está en manos de uno de estos artistas. De los resultados dependerá la excelencia o mediocridad de su obra. Espero que sean excelentes. Quien lea esto que le pase todo su ánimo y que salga todo bien.

¿Qué haríamos sin la medicina?

No hay comentarios:

Publicar un comentario